TEJIENDO EL INSTANTE







­

“A principios del siglo XX el biólogo vienés Raoul Francé (1874-1943) lanzó la idea, extraña y hasta escandalosa para los filósofos naturales de aquel tiempo, de que las plantas mueven sus cuerpos con la misma libertad, facilidad y gracia que el más hábil animal  o ser  humano, y que la única razón por la que no caigamos en cuenta de esto,  es que  lo hacen a un ritmo mucho más lento que los humanos. El hombre, según Francé, cree que las plantas no se mueven ni sienten porque no se toma el tiempo suficiente para observarlas.”  (Peter Tompkins y Christopher Bird, La vida secreta de las plantas).

Las plantas coronan la travesía sin prisa en los procesos de la vida natural, y actualmente cubren un 99,6% de la vida en el planeta. Dentro de  nuestra mente, la cifra resulta impresionante, dejando pasar, ciegamente a su atención, el  excepcional esfuerzo de transformación que esto supone.

Transcurre en lo profundo el despliegue de una silenciosa dinámica de lo “inmóvil” en el tiempo; un movimiento  continuo y condensado que establece mayores cercanías con el lenguaje de la estética, marcadamente apartado de nuestro actual orden de vida.

Hablando de la conexión que establecemos con el mundo, decía Nietzsche, “nuestro entendimiento es superficial […] conoce por medio de conceptos: nuestro pensar es un clasificar, un nombrar, por tanto, algo que […] no alcanza a la cosa misma”. La decodificación del mundo es una fórmula cerrada que hemos construido para la eficiencia, deponiendo la afectividad y la sensibilidad. Nuestra falta de contacto con el mundo que nos rodea ha hecho que a cada instante lo volvamos invisible y desechemos la curiosidad por descubrir los cambios que diariamente en él ocurren.

Con nuestras manos empezamos a transformar la naturaleza para fabricar herramientas, a la espera de introducir el confort en nuestro quehacer cotidiano. Dentro de esas prácticas son los modos artesanales de las técnicas productivas, como el tejido y el bordado, los que aún mantienen su afinidad con el pulso de los procesos naturales. El tejido y el bordado asemejan, así, el invisible crecimiento de las estructuras de las plantas, en un trabajo manual lento, que congela y superpone distintos fragmentos del  tiempo en una imagen compuesta por delgados hilos.

Las piezas presentadas buscan caminos de retorno a los compases del movimiento de estos seres; entender su transformación  respetando su flujo y estructura. Se restituye el saber que nos dice que la vida cifrada, con su validez universal, ignora la travesía del infinito en el instante. En estas piezas se encuentra la naturaleza paciente, en la convicción de su comunicación serena. Desde ahí nos narra su tiempo, con el afecto acumulado que se desprende de su crecimiento pausado.

Se inicia el recorrido con el primer experimento,  las instrucciones para descubrir los sentidos, a modo de motivación, para que el visitante entre en la reflexión sobre sus propios procesos: las formas en cuales vivimos el tiempo presente. El despertar de los sentidos es el paso de entrada a la comprensión de otros procesos similares, como los de las plantas, que nos permitirán observar lo que nos resulta invisible a cada instante.

Gabriela Manrique













Cuadernillo de experimentos














vista de sala. Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose




vista de sala. Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose











Los sentidos
bordado sobre tela
3 piezas de 45 x 63 cm
2013
















vista de sala. Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose





Crecimiento de las plantas 
Instalacion con linterna y semilla de lúcuma
3 dibujos sobre papel canson
2013

Dibujos hechos a partir de la sombra que se genera sobre el papel
al iluminar la planta. Los trazos fueron hecho cada 4 días.



Crecimiento de la planta
Bordado en tela
Serie de 12 piezas de 34 x 27 cm c/u
2013                           
Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose


     
            
                                                detalle Bordado en tela








Estructura de la raÍz

                                     
                            Del agua a la tierra
                            Grafito sobre tela
                            37 x 49 cm
                            2013








Debajo de la maceta
Grafito y bordado sobre tela
46 x 67 cm
2013







Serie estructura de la raíz - lúcuma
bordado sobre tela
27 x 32 cm
2013







Serie estructura de la raíz - camote
bordado sobre tela
38 x 42 cm
2013







Serie estructura de la raiz - suculentas
bordado sobre tela
62 x 73 cm

2013
Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose








                                               Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose



Serie estructura de la raíz - flores
bordado sobre tela
44 x 58 cm
2013







Serie estructura de la raíz - orquídea)
bordado sobre tela
58 x 32 cm
2013
















Maleza
bordado sobre fotografía, papel de algodón
28.5 x 38 cm
2013








Injertos
bordado sobre tela
33 x 38 cm
2013









vista de sala. Wu Galería. Fotografía Eduardo Hirose






Corte del tronco
Instalación con tronco y tejido de algodón
160 x 260 cm de diámetro
2013









Capas del tronco
Grafito y bordado sobre tela
93 x 59 cm
2013